Cómo priorizar para ser más creativo y feliz (el método GTD de David Allen)

Hace ya un par de años que escribí por primera vez en este blog un artículo sobre el método Getting Things Done de David Allen.

Ahora, en mi estudio de cómo conseguir estados de concentración y creatividad, recupero la propuesta de Allen porque, como decía en ese último post:

Lo que me gusta del planteamiento de Allen es la motivación que propone, que va más allá de los temas prácticos y útiles relacionados con la gestión del tiempo y la productividad. Se trata de una propuesta más “profunda”, incluso filosófica, que se relaciona con nuestra forma de experimentar el momento presente, disfrutar de las actividades en las que nos involucramos y “fluir” en ellas.

Dice David Allen que las prioridades deben conducir a las elecciones pero que la mayoría de los modelos para definir esas prioridades no son fiables. Por eso, si realmente quieres saber cuáles son tus prioridades, primero necesitas tener claro en qué consiste tu trabajo, algo que puedes hacer desde, al menos, seis perspectivas diferentes.

Para explicar estas seis perspectivas o niveles, David Allen usa una analogía con la altitud de vuelo de un avión.

Estas analogías son orientativas y sirven para que te hagas una idea de los distintos niveles de perspectiva que puedes utilizar para estar seguro de que estás eligiendo la opción adecuada en cada momento.

En el futuro

  • 15.000 metros o más: tu vida: 

El punto de partida es el propósito de vida,  pensar en lo que da significado a  nuestra  existencia.   El propósito de vida es la cúspide de nuestro mapa, todo lo demás “trabaja” para él.  No hay productividad si no existe un porqué.

Las siguientes preguntas pueden ayudarte a tener más claridad en tu propósito: ¿por qué haces lo que haces?, ¿Cuál es el verdadero propdisena-tu-vida-lidera-el-cambioósito de tu vida? La productividad también es tomar decisiones asertivas, saber decir no a aquello que no es importante para ti: Los niveles más altos del sistema se convierten en esa referencia que te ayuda a decidir.

                         ¿Esto me acerca a mis objetivos? ¿No? Pues lo descarto o lo pospongo

En mi ebook Diseña tu vida, Lidera el Cambio  encontrarás un cuestionario que te ayudará a reflexionar sobre tu situación actual, tus retos, tus recursos y otras cuestiones esenciales para descubrir tu propósito y tu misión personal.

  • 12.000 metros: visión personal a tres o cinco años:

Una vez que tenemos claro nuestro propósito, el siguiente nivel de perspectiva tiene que ver con los proyectos a largo plazo que nos ayudarán a cumplirlo: carrera profesional, tu familia, metas financieras… Las preguntas que te ayudarán a definir esta visión son las siguientes: ¿Cómo te imaginas tu vida dentro de cinco años?¿Qué tendría que ser para que pensemos que hemos tenido éxito en la vida?.

  • 9.000 metros: objetivos anuales o bianuales:

Aquí caben las experiencias que deseas adquirir a uno o dos años vista, tanto en lo profesional como en lo personal, en el que estableces objetivos en función de tu visión. Mejor hacerlo desde el marco del método SMART .kpis_smart_hori1

  • expresarlo de forma concreta y específica
  • medible
  • alcanzable, aunque sea difícil
  • significativo con tu visión
  • plazo límite para conseguirlo

En el presente

  • 6.000 metros: áreas de responsabilidad:

Una vez que tenemos claridad sobre nuestro propósito y objetivos a largo y corto plazo, podemos centrarnos en el presente y definir las áreas clave  clave en las que queremos alcanzar resultados, tanto profesionales como personales. En la parte profesional puede ser desde realizar una planificación empresarial, una campaña de marketing, etc y en lo relativo a lo personal se hablaría  familia,  la salud, el deporte, el desarrollo personal, etc.

  • 3.000 metros: proyectos actuales:

Aquí están los resultados que quieres alcanzar, un proyecto en GTD, recuerda, es cualquier resultado deseado que requiere más de una acción, es decir ir al cine o configurar tu tablet lo es.

  • Pista de aterrizaje: acciones actuales:

Por último, la pista de aterrizaje, que representa todas las actividades que tenemos que hacer en la vida diaria: llamadas de teléfono, e-mails, conversaciones profesionales o personales…

Si quieres saber más sobre este método, aquí tienes un vídeo del propio David Allen en el que explica la metodología.