El destino final… siempre tu corazón

“¿Cuál es la clave para transformar la vida? ¿En qué medida el destino está escrito?¿Realmente podemos construir el futuro que deseamos?

” Se lo pregunté a uno de mis maestros cuando yo era adolescente. Su respuesta, como no podía ser de otra manera, fue simple y vino a través de una antigua leyenda.Hace muchos, muchos años, los hombres conocían el secreto que permitía que anhelos y sueños se hicieran realidad. Pero abusaron de él de tal manera que los sabios  responsables de cuidarlo decidieron esconderlo en un lugar al cual sólo pudiera llegar  quien verdaderamente lo mereciera. Pero, ¿dónde ocultar el que probablemente era el tesoro de mayor valor para la humanidad?Uno de los miembros del consejo de sabios sugirió enterrarlo en lo más profundo de la tierra, pero sus compañeros objetaron que tarde o temprano alguien excavaría hasta los rincones más profundos del planeta para dar con él. Otro de los sabios propuso llevarlo hasta la más alta de las cumbres y enterrarlo allí, bajo la nieve eterna. Pero hubo quién objetó que llegaría el día en que muchos hombres y mujeres serían capaces de escalar la más alta de las cimas y descubrir el tesoro. El resto de sabios le dio la razón e inquietos siguieron discutiendo.

  Al cabo de un rato un tercero tomó la palabra y dijo que sin duda el mejor escondite era el más profundo de los abismos del mayor de los océanos.

          “Tampoco ése será un buen lugar. Algún día habrá seres humanos que aprenderán a navegar por los abismos del mar y, sin duda, lo hallarán”, replicaron otros.

 Desanimados y resignados, uno por uno, los miembros del consejo de sabios se miraron con expresión de honda tristeza ya que no había lugar en la tierra donde ocultar el secreto que convertía los sueños en realidad.

              Tras un largo silencio, el más anciano y discreto de todos tomó la palabra y casi enmun susurro, dijo:

          “Hay un lugar, sólo un lugar, al que muy pocos serán capaces de llegar para encontrar el tesoro”.

              La expectación fue máxima. Hubo entonces un revuelo; murmullos, exclamaciones y miradas de estupor se cruzaron entre el resto de miembros del consejo.

          “¡¿Cúal es ese lugar, maestro?!”,preguntó inquieto uno de los sabios al anciano.

              “El corazón……….. Lo ocultaremos en el corazón de cada hombre y cada mujer que vive en este hermoso planeta. Cada corazón debe albergar este extraordinario tesoro, ya que muy pocos tendrán el coraje, la perseverancia, la fe, la humildad y la paciencia de mirar en su interior y desvelar su secreto. Solo aquellos que sean capaces de descubrir que la mayor de las riquezas y el mayor de los poderes y reside en su corazón deben ser dignos de acceder al tesoro. “

    Y así fue como en un pacto sagrado y a través de un encantamiento, hace ya miles de años, el secreto que convierte en realidades los anhelos del alma descansa en el corazón de cada uno de nosotros.

  Me encanta este cuento de Alex Rovira, y su propuesta final:

 Espero que este cuento, o mejor, este viaje que ahora inicias te guíe a tu tesoro y encuentres tu propósito.

               El destino final es, siempre tu corazón.

1 Comment

  1. emiliomarinroig el 5 octubre 2013 a las 15:07

    Reblogueó esto en "Todo es de Todos".