“Uno, dos, tres, muchos…” ciudadanos innovadores

¿Estamos haciendo uso de todo nuestro potencial ciudadano?

Hoy os dejo otra iniciativa muy interesante de Innovación ciudadana, se llama  ciudadania20  y tiene como misión:

impulsar  la participación activa de ciudadanos en iniciativas innovadoras que buscan transformar la realidad social en iberoamerica.

Incluye iniciativas de participación ciudadana, e innovación social, cultural y política, que pueden provenir de la sociedad civil, organizaciones públicas o privadas y que en sus procesos integran a los ciudadanos como co-productores y destinatarios de las soluciones novedosas que mejoren sus condiciones de vida.

En este excelente artículo de Pablo Pascale,  uno de los coordinadores del proyecto, explica la iniciativa basada en la inteligencia colectiva.

 

“Uno, dos, tres, muchos…” ciudadanos innovadores

Imagen: Jody Zellen,  Urban Rhythms.

Existe (o existía) una comunidad aborigen en Australia que tiene (o tenía) una curiosa forma de contabilizar objetos. Uno, dos, tres, muchos. Es decir, más de tres es un colectivo en el que ya no importan las unidades.

Cada vez menos, la inteligencia individual es la creadora de valor en una sociedad en red. Cada vez más, el aprovechamiento de la inteligencia colectiva es lo que verdaderamente está generando los mayores avances sociales, económicos, culturales, científicos y políticos.

La inteligencia colectiva es un fenómeno antiguo, que últimamente se ha visto exponenciado por el desarrollo de las tecnologías digitales. Inicialmente, surge como concepto a partir del estudio de los hábitos de las hormigas (William Morton). Las hormigas se comportan con una inteligencia que se expresa en tomas de decisión consensuada, o sea grupalmente se comportan como un individuo.

La inteligencia colectiva se define como la habilidad de un grupo de producir mejores soluciones a un problema, de lo que lo harían individualmente los miembros del grupo de trabajo

(Heylighen, 1999)

Con los medios digitales, millones de personas en todo el planeta ahora pueden trabajar juntos en formas que nunca antes habían sido posibles.

Y así, nos encontramos con wikipedia, inteligencia colectiva aplicada a compartir conocimiento, o las redes P2P donde las personas comparten contenidos en forma descentralizada, o el desarrollo de software libre, o acciones colectivas tales como el movimiento 15M, o Ushahidi.

La inteligencia colectiva se abre camino en formas novedosas, innovadoras y, la mayor de las veces, impredecibles.

Son muchas las formas en las que se canaliza la inteligencia colectiva pero, ciertamente, adquiere un nivel más trascendente cuando se vuelca a mejorar las condiciones sociales de la población.

Hoy, gracias a las tecnologías digitales, los seres humanos utilizan su talento e inteligencia en proyectos colaborativos que buscan generar beneficios sociales, estamos ante una nueva forma de inteligencia colectiva. Clay Shirky la denomina el excedente cognitivo, que se resume en la habilidad de los ciudadanos para aprovechar su tiempo libre y talento para ser voluntarios, contribuir, y colaborar en grandes proyectos que mejoran la vida de todos en la sociedad, en un entorno de tecnologías digitales. [en tu tiempo libre puedes ver video de Clay Shirky]

Esta combinación de tiempo libre, talento y tecnologías digitales es, posiblemente, la clave de buena parte de las mejoras sociales, culturales, económicas y políticas en las que reside nuestro futuro.

Un futuro que ya impulsa el ciudadano inteligente, ciudadanos que proponen y construyen colectivamente nuevos espacios y canales de decisión pública, ciudadanos activos que co-producen un bien común.

En ciudadanía 2.0 hablamos de innovación ciudadana, es decir, la participación activa de ciudadanos en iniciativas innovadoras que buscan transformar la realidad social. Iniciativas de participación ciudadana, e innovación social, cultural y política, que pueden provenir de la sociedad civil, organizaciones públicas o privadas y que en sus procesos integran a los ciudadanos como co-productores y destinatarios de las soluciones novedosas que mejoren sus condiciones de vida.

En fin, podemos llamarlo de varias formas; inteligencia colectiva, excedente cognitivo, ciudadano inteligente, innovación ciudadana, pero la pregunta ahora es ¿estamos haciendo uso de todo nuestro potencial ciudadano?

En Ciudadanía 2.0 hemos iniciado un nuevo proceso de articulación para el impulso de la innovación ciudadana en Iberoamérica, que en breve lanzaremos, y para el que vamos a necesitar una, dos, tres, mucha… inteligencia colectiva!

5 Comments

  1. carlosblvv@gmail.com el 3 septiembre 2013 a las 16:11

    lbusco financiación o patrocinador para proyecto social



    • guadalupedelamata el 3 septiembre 2013 a las 16:14

      Gracias Carlos.. que tipo de financiación buscas y qué tipo de proyecto es?
      Quizá en las plataformas de crowdfunding puedas encontrar información
      Un abrazo



  2. […] algunos días os hablé de una iniciativa muy interesante de Innovación ciudadana que conocí gracias a nuestro mapeo de actores de innovación social de Planet for Change. Se trata […]



  3. […] Me gusta mucho el concepto de Innovación Ciudadana, que yo entiendo como el poder y la capacidad que tenemos los individuos de ser parte de la solución a muchos de los problemas a los que nos enfrentamos. Cada vez existen más iniciativas que estimulan este tipo de responsabilidad de la ciudadanía en los asuntos públicos, de entre ellas destaca Ciudadanía 2.0 de la que ya os he hablado en post anteriores […]



  4. […] en los asuntos públicos, de entre ellas destaca Ciudadanía 2.0 de la que ya os he hablado en post anteriores . La conocí en una charla online colaborativa organizada por […]