Para aquellos que queráis saber más sobre el emprendimiento social, os recomiendo la lectura del documento “Los emprendedores sociales: innovación al servicio del cambio social”, publicado en la seria de Cuadernos de la Cátedra»la Caixa» de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo y con la colaboración del IESE Business School.

El cuaderno aborda con claridad y precisión algunas de las principales cuestiones que se plantean en el sector del emprendimiento social. Podéis descargaros el documento abajo.

¿Qué es un emprendedor social?

Según la autora del cuaderno,  «el emprendedor social es un tipo de emprendedor que presenta cinco características fundamentales:

  • tiene como objetivo crear valor social;
  • es capaz de captar necesidades sociales;
  • contraataca con propuestas innovadoras;
  • su aversión al riesgo está por debajo de la media; y
  • dispone de escasos recursos para llevar a cabo su labor».

¿Qué tipos de empresas sociales existen?

Aunque el foco principal del emprendedor social es el fin social,  también puede aspirar a tener beneficios económicos. En este sentido, los tipos de empresas sociales entran dentro de estas 4 categorías:

  • ONG tradicional,
  • empresa sin ánimo de lucro,
  • empresa social híbrida y
  • empresa social con ánimo de lucro.

Estrategias de expansión de las empresas sociales

El cuaderno analiza  las diferentes estrategias que siguen los emprendedores sociales para que el número de beneficiarios sea el mayor posible.

Tales estrategias consisten en: elaborar un modelo organizativo, crear un programa con los pasos a seguir y/o establecer unos principios básicos a los cuales ceñirse.

Asimismo, el emprendedor puede optar por diferentes mecanismos de propagación: la difusión, la afiliación o el branching.

Además, para que el emprendedor social consiga que su iniciativa tenga un impacto a gran escala, ha de evaluar cinco puntos clave:

  • en primer lugar, ha de decidir si el producto/ servicio está listo para ser expandido;
  • en segundo lugar, ha de preocuparse por que el proyecto sea bien aceptado por la comunidad beneficiaria;
  • en tercer lugar, debe hacer una buena planificación de los recursos que tendrá en el momento inicial y de los recursos que, potencialmente, tendrá a largo plazo;
  • en cuarto lugar, tiene que valorar minuciosamente los riesgos; y,
  • por último, debe plantearse cuáles son los resultados que espera de su idea

Puedes descargarte el Cuaderno aquí

[scribd id=81482912 key=key-qn9192h2oaoxnwhy3ct mode=scroll]