En su artículo «El Manuel de Oslo y la Innovación social», Javier Echevarría  propone un nuevo marco conceptual para identificar buenas prácticas de innovación social, que está basado en los diferentes tipos de valores que son satisfechos por las prácticas innovadoras. La aceptación social y el uso de las propuestas innovadoras constituyen los criterios principales para construir sistemas de indicadores de innovación social. Hay que distinguir entre diferentes fuentes, tamaños y tipos de innovación. Como conclusión, se propone un nuevo programa de investigación para los estudios de innovación.

Se puede acceder al artículo en este vínculo: Acceder