Promoviendo la innovación social desde el sector público: La experiencia del i LAB (BID)

 “Nunca subestimes la capacidad de cambiar el mundo de un grupo pequeño de personas comprometidas”

Me gusta mucho el concepto de Innovación Ciudadana, que yo entiendo como el poder y la capacidad que tenemos los individuos de ser parte de la solución a muchos de los problemas a los que nos enfrentamos.

En los últimos años he investigado, participado y apoyado iniciativas en las que se estimulan este tipo de responsabilidad de la ciudadanía en los asuntos públicos. He compartido en este blog  proyectos como Ciudadanía 2.0Nesta en el Reino Unido y MindLab en Dinamarca, las convocatorios del Laboratorio iberoamericano de innovación ciudadana  o la iniciativa en la que he estado involucrada para crear un ecosistema de Innovación Social en Luxemburgo promovida por el centro de Investigación Tudor. Si os interesan algunas de mis conclusiones podéis leerlas en esta entrevista con algunas ideas para conseguir impacto colectivo.

También publiqué hace tiempo mis metodologías de LABs for Change.

Hoy quiero hablarte del trabajo que, desde el 2007 está realizando el Innovation Lab, (I-Lab) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Innovación inclusiva: incluir a los ciudadanos beneficiarios en el proceso de innovación

El I Lab está generando plataformas donde los propios ciudadanos definen y priorizan sus problemas, y se conectan con quienes tienen las capacidades, intereses y recursos para atenderlos: gobiernos, empresas, universidades y ONG a nivel local, regional y mundial.

La metodología se basa Innovationlaben la premisa de que los ciudadanos tienen un conocimiento único de sus problemas y mucho que aportar al proceso de innovación.

Para que ello ocurra se requiere : 1) poner a los beneficiarios/ ciudadanos en el centro del proceso y 2) crear espacios de intersección entre una comunidad que comparte un problema y quienes tienen el conocimiento, los recursos y las redes para resolverlo.

Algunos programas que fueron implementados por el Innovation Lab son:

1. Innovación Social  en la Región de Aysen

Esta iniciativa busca generar soluciones a dos desafíos sociales identificados (a través de un concurso) por los pobladores de la región patagónica de Aysén en Chile: Juventud y medioambiente.

El proyecto ha sido implementado por  tres entidades públicas chilenas (la Región de Aysén, CORFO, el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo (CNID)) junto con el BID y está enmarcado en un trabajo conjunto entre el gobierno chileno y el BID para diseñar y aplicar nuevos instrumentos  de política pública en innovación, ciencia y tecnología.

Todo el proceso de innovación, desde la identificación de los problemas en 2014 hasta el concurso y selección de soluciones en 2015, cuenta con apoyo técnico del I-Lab de la División de Competitividad e Innovación (CTI) del BID.

2. We Want You

we want youLanzado en 2014 por el I-Lab, We Want You fue una iniciativa que, a través de una plataforma de crowdsourcing, convocó a funcionarios del BID a publicar ideas para abordar los problemas sociales de América Latina y el Caribe.

Este concurso de ideas contribuyó a mejorar la cultura de la innovación entre los empleados de la organización, promoviendo la generación de nuevas ideas fuera de los planes de trabajo formales y los silos institucionales.

Entre los principales resultados, destaca la generación de una base de datos de ideas innovadoras con potencial para convertirse en nuevos proyectos. Algunas de las ideas generadas se han convertido en proyectos piloto que se están implementando.
Web: http://www.bidinnovacion.org/wewantyou/

3. Proyecto Fe y Alegría: Inclusión de niños con discapacidad en Ecuador

Es un proyecto entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Fe y Alegría (FA), una organización  no gubernamental en Ecuador. Fue llevado a cabo por un período de tres años e impulsó la mejora del rendimiento educativo así como la inclusión social de niños con discapacidad mediante la introducción de tecnología.

Los beneficiarios principales fueron 230 niños con discapacidad en uno de los vecindarios más pobres de una de las ciudades más problemáticas de Ecuador.

La experiencia ilustra la necesidad de involucrar a los beneficiarios finales en los procesos de innovación que buscan un impacto social


Evaluación:  Innovación social en la práctica: El caso de Fe y Alegria

Si quieres saber más: Este folleto presenta en detalle estas y otras iniciativas generadas gracias a estas intersecciones.

Deja un comentario