Aprende a Fluir : Introduce la experiencia de “Flow” en tu vida para aumentar tu felicidad y tu creatividad

¿Alguna vez has hecho algo y estabas tan concentrado que el tiempo se te  pasó sin darte cuenta?

¡Eso es el FLOW!

Se ha observado que algunas actividades como la meditación, el yoga y las artes marciales pueden mejorar nuestra capacidad para fluir. Algunas situaciones cotidianas como andar, estudiar, esperar, lavar los platos… también pueden acercarse a este tipo de estado. Es cuestión de enfocar tu atención y disfrutar plenamente de la experiencia.

En su libro “Fluir: La psicología de las experiencias óptimas”, el psicólogo Csikszentmihalyi, co-fundador de la psicología positiva, explica su teoría de que las personas son más felices cuando están en estado de “fluir”,  que él mismo describe como[1]:

“el hecho de sentirse completamente comprometido con la actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Toda acción, movimiento o pensamiento surgen inevitablemente de la acción, del movimiento y del pensamiento previos, es como si estuviéramos tocando jazz. Todo tu ser está allí, y estás aplicando tus facultades al máximo”.

En mi caso, experimento el estado de flow fácilmente cuando nado, cuando escribo, también durante mis clases. Entro en un nivel de concentración profunda y pierdo la noción del tiempo.

5En definitiva, el fluir puede describirse como un estado en el que la atención, la motivación y la situación se encuentran, dando como resultado una especie de armonía productiva.

¿Qué te hace entrar en estado de “flow”? ¿Cómo sabrás que lo estás experimentando?

En mi libro La Revolución de la Felicidad, encontrarás todas las claves para cultivar el flow en tu vida.

Te cuento como lo describen algunas personas:

“Me olvido todo”… El caso de Billy Elliot

“Una última pregunta Billy, puedes explicarnos, ¿Qué sentimientos experimentas cuando bailas?”

–     “No sé… me siento muy bien. Al principio estoy harto… pero cuando empiezo a moverme, lo olvido todo y… es como si desapareciera… como si desapareciera… Y todo mi cuerpo cambia, como si tuviera fuego dentro… Y me veo volando como un pájaro… Siento como electricidad. ¡Sí!, como electricidad”.

Escena del film Billy Elliot, 2000

“Me fundo con la naturaleza”. El caso de Rosa

En mis entrevistas con gente feliz, recuerdo como Rosa describía su experiencia haciendo ejercicio, más concretamente practicando marcha nórdica.

Después de algún tiempo sin hacer deporte Rosa había estado probando distintas actividades para volver a ponerse en forma. Se sentía estresada y preocupada por una situación profesional complicada y necesitaba encontrar una vía de escape para mantener el equilibrio. Un día, un amigo le habló de la marcha nórdica, una forma de marcha o senderismo con bastones que incluye no sólo la acción de las piernas, sino también de la parte superior del cuerpo.

Rosa describe así su experiencia:

“Cuando empiezo a caminar mi mente se vacía de todos los pensamientos de miedo y estrés que siento durante el resto del día. Poco a poco empieza a inundarme una sensación de paz y tranquilidad y siento como me fundo con el bosque, con la naturaleza que me rodea. Siento que somos uno y me integro completamente en la experiencia. No hay diferencia entre lo que pienso y lo que hago, y camino sin ningún esfuerzo”.

 “Me concentro totalmente y pierdo la noción del tiempo”.

Mi colega Giancarlo.

Estoy rodeada de personas increíbles en mi trabajo. Gente comprometida y brillante, y al mismo tiempo humilde y sencilla.

La mayoría adora lo que hace y parece bastante feliz con su actividad laboral.

Mientras escribía este libro hablé con muchos de ellos sobre su motivación, para entender si esa satisfacción aparente era real y a qué se debía.

La gran mayoría me describió alguna de las tareas que realizan a diario  en su trabajo como “experiencias de FLOW”.

Os dejo como describe mi compañero Giancarlo su sensación cuando trabaja en un proyecto.

“Me concentro totalmente, pongo toda mi  atención y mi energía en lo que estoy haciendo y mi foco se reduce a mi actividad. Siento que la tarea está bajo mi control, lo que me provoca una gran satisfacción, y pierdo la noción del tiempo”.

Seguro que tú también has experimentado esto en algún momento.

¿Cómo puedes aumentar los momentos de flow en tu día a día?.

A continuación te dejo una guía para aumentar el flow en tu vida, forma parte de mi nuevo libro sobre la Revolución de la Felicidad.

1. Elige las tareas adecuadas:

Identifica las tareas que te provocan algo parecido a lo que experimentan los casos que acabas de leer.

  • Selecciona las que ames realmente. Billy Elliot, Rosa o Giancarlo, hablan de su sensación de flow realizando actividades que les encantan.
  • Elige una para practicar: Puede ser una tarea en el trabajo, un hobby, estar con tus hijos o con tu pareja, etc.
  • Asegúrate de que la tarea, actividad o hábito suponga un reto, pero no sea algo excesivamente difícil para ti. Si la actividad supera tus capacidades te vas a estresar o desanimar. Si por el contrario es demasiado fácil te vas a aburrir. Por ejemplo, cuando Rosa camina con el grupo de principiantes de marcha nórdica, que va demasiado despacio para su capacidad, se aburre y pierde la sensación de flow. E igualmente, si lo hace con  el grupo de semi profesionales que entrenan para competir, se llega a estresar por no poder seguir el ritmo.

2. Busca un momento y un lugar que propicien la experiencia del flow:

  • Encuentra la mejor hora del día y el mejor lugar para ti.

Yo me concentro muy bien por la mañana, sobre todo en lo relacionado con actividades intelectuales o creativas, como escribir o preparar propuestas de proyectos o presentaciones para mis clases. Justo después de tomarme un buen café y darme una ducha voy a mi favorito de la casa, un lugar tranquilo y ordenado, con buena luz que me ayuda a enfocarme sólo en la tarea a realizar. Otro lugar en el que me concentro de forma sorprendente es en los aviones. Durante los vuelos consigo escribir  y trabajar de forma muy creativa y productiva.  ¿Cuál es tu mejor momento y lugar del día para entrar en el flow?

  • Evita las distracciones. Aparte de encontrar un momento y un lugar tranquilo para trabajar, tendrás que despejar todas las demás distracciones. Eso significa apagar los teléfonos, correo electrónico y notificaciones de mensajería instantánea  y cualquier cosa que pueda aparecer o hacer ruido para interrumpir sus pensamientos. También ayuda despejar tu escritorio de cualquier objeto que pueda distraerte.
  • Aprende a mantener la concentración en la tarea Esto requiere práctica. Tienes que empezar tu tarea elegida y mantener el foco en ella durante todo el tiempo que puedas. Al principio, quizá te cueste, sobre todo si estás acostumbrado a cambiar mucho de tarea. Pero sigue intentándolo: si has elegido bien la actividad (te encanta, es importante y supone un desafío para ti) y practicas la atención, conseguirás perderte en el flow.
  • Disfruta de ti mismo. Tomate tu tiempo para disfrutar de esa maravillosa sensación de ser capaz de utilizar tus capacidades en un proyecto que vale la pena, hacer progresos en esa tarea importante, y de poder dedicarle tiempo a algo que te apasiona. Una vez que lo termines párate unos minutos para apreciar ese momento.

Comprueba si has conseguido “fluir”:

  • ¿Estabas totalmente concentrado? ¿Tenías toda tu atención y tu energía puestas en la actividad?
  • ¿Estabas completamente integrado en la experiencia? ¿No había diferencia entre pensar y actuar? ¿Has realizado la acción sin demasiado esfuerzo?
  • ¿Has perdido la noción del tiempo? ¿Has sentido que el tiempo se altera, se transforma, se distorsiona?
  • ¿Sentías que mantenías el control sobre ti mismo  y sobre la actividad o tarea que realizabas?
  • ¿Has disfrutado?

¡Enhorabuena! Has aprendido como generar más flow en tu vida!

¿Qué te ha parecido? Me encantaría que me dejaras tus experiencias.

Y si crees que este post puede servirle a alguien,! no dudes en compartirlo!

3 Comments

  1. Maria Jesus el 24 junio 2014 a las 09:55

    Hola, yo encuentro mi experiencia flow en la cocina, sin duda una de las actividades que más me relaja. Consigo concentrarme el chup-chup del agua hirviendo. Cada plato que cocino es para mi un reto, hay veces que no tengo tiempo y repito las recetas pero en general me gusta innovar y conseguir nuevos sabores, que cada plato de lentejas se convierta en una experiencia diferente.
    Muchas gracias
    Chus



    • Guadalupe de la Mata el 30 junio 2014 a las 19:17

      Muchas gracias Chus!
      Me encanta este ejemplo, me parece precioso…
      Lo incluyo en mi libro, te parece bien?
      un beso y gracias por seguir mi blog
      guadalupe



  2. chus el 1 julio 2014 a las 07:28

    Por supuesto
    Un abrazo